EL IBÉRICO DE BELLOTA

APRENDE PARA COMPRAR CON "CABEZA"
Sólo la combinación de una serie de factores únicos hacen posible que se produzca el auténtico Jamón Ibérico. En CONSERVAS JABUGO, S.L todos ellos se conjugan para conseguir una gama de productos selectos capaces de satisfacer el paladar más exigente.

LA ALIMENTACIÓN

El cerdo es clasificado según la alimentación que recibe hasta el momento del sacrificio:

Bellota: Es el animal que alcanza el peso óptimo alimentándose en libertad de bellotas y pastos en la dehesa durante la montanera (período que comprende de noviembre a marzo)

Cebo de Campo: Animal cebados con piensos naturales en campo abierto.

Cebo: Animales cebados con piensos naturales de manera intensiva.

UN ENTORNO ÚNICO

El hábitat natural del cerdo Ibérico es “La Dehesa“. La dehesa es el bosque originario de encinas y alcornoques domado por el hombre a través del tiempo en su interacción por la actividad ganadera y agrícola. Nuestros cerdos se alimentan en las dehesas de Sierra Morena consideradas como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO debido a su excelente estado de conservación.

EL CLIMA

Nuestros secaderos están ubicados en Aracena, en pleno Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche. El Clima de la zona se caracteriza por inviernos suaves y veranos cortos, lo cual lo hace idóneo para el secado de nuestros productos.
Además la microflora autóctona de cada bodega optimiza el peculiar proceso de curación de los mismos.

LA RAZA

El Cerdo de Raza Ibérica es originario de nuestra península. Varias son las características morfológicas que lo diferencian: pelaje oscuro, figura esbelta, patas finas y pezuña oscura son su sello identificativo. Esto le lleva a ser conocido como “Pata Negra”, aunque no todos los cerdos Ibéricos deben tenerla necesariamente. Para que un cerdo sea considerado “Ibérico”, debe tener al menos un 50% de pureza y la única especia con la que puede ser cruzado es con la denominada Duroc.

0 WooCommerce Floating Cart

No products in the cart.